La DGT orquesta una campana de desinformacion sobre el casco

spain is different

 

El diario “El País” acaba de publicar un artículo que puede considerarse como el compendio de toda la desinformación que la DGT ha ido generando para justificar la imposición del casco a los ciclistas urbanos. Veamos algunos ejemplos:

1.- Alarmismo demagógico: El artículo comienza diciendo que “el 70% de los ciclistas fallecidos en 2011 perdieron la vida por una lesión cerebral” La verdad es que, según los datos de la propia DGT, que pueden consultarse en http://bicicletas.us.es/?p=4113#t6, el porcentaje de ciclistas fallecidos por lesión craneo-encefálica entre 2005 y 2010(nosotros aún no conocemos en detalle los datos precisos de 2011 y 2011)  nunca pasó del 50%. Además, la mayoría de ellos (más del 75% todos los años) fallecieron en carretera, donde el casco ya es obligatorio. En los últimos años, los ciclistas fallecidos en ciudad por herida craneo-encefálica no han superado la decena ningún año, siendo inferior a 5 en el periodo 2008-2010 (no olvidemos que lo que la DGT pretende imponer ahora es al casco obligatorio en ciudad).

2.- Torpeza: El artículo afirma que “el 37% de los ciclistas que murieron en 2012 no llevaban casco”. Es decir, que el 63% sí llevaba casco. No es demagógico decir esto, porque la mayoría de los ciclistas en España no lleva casco (no es obligatorio en ciudad), así que lo que indica la cifra del 37% es que la mayoría que no lleva casco tiene menos riesgo de muerte (37% de fallecidos) que la minoría que si lo lleva (63% de fallecidos). Evidentemente, la explicación es que los ciclistas de carretera (que mayoritariamente llevan casco) están sometidos a mayores riesgos que los de ciudad. Curiosamente, la DGT no plantea  ninguna medida para mejorar la seguridad de los ciclistas de carretera.

3.- Falsedades injustificables: “Aunque ni las fuentes hospitalarias ni las policiales diferencian entre las víctimas mortales que llevaban o no casco y entre las que sufrieron el siniestro en ciudad o en carretera”. Esto es simplemente falso, como puede verse en los informes anuales de la DGT y en los datos más pormenorizados de http://bicicletas.us.es/?p=4113#t6.

4.- Manipulación grosera de  cifras: “Holanda, el paradigma de país en cuanto a infraestructuras para circular en bicicleta de forma segura es, al mismo tiempo, el país europeo con una mayor tasa de mortalidad de ciclistas, de 10,7” y un poco más adelante “La tasa de España, de 1,3, es la menor de Europa”. Esas tasas no son significativas, ya que lo que importa es el riesgo que corren los ciclistas holandeses y españoles, que puede medirse en fallecidos por miles de millones de km (MM-km) recorridos en bici. Cuando se mide de esta manera, la tasa holandesa es de 15 ciclistas muertos por MM-km, y la española de 50 ciclistas muertos por MM-km, más de tres veces superior y la más alta de Europa.

5.- Más manipulación de cifras: “Según fuentes sanitarias, en 2011 ingresaron 3.322 personas que habían sufrido un accidente en bicicleta, 1.024 más que en 2010 y 1.665 más que en 2000.” Lo relevante, en cualquier análisis de riesgo, no son las cifras totales sino las relativas al número total de ciclistas (o de km ciclados). Y el propio artículo reconoce que el número de ciclistas aumenta año a año

6.- Más falsedades: “es previsible que el número de ciclistas heridos graves de 2012, un total de 572, según el balance de Tráfico de ese año, sea aún mayor, una vez que se conozcan los datos del Ministerio de Sanidad, ya que el informe de la DGT solo incluye los accidentes en los que se vio envuelto algún vehículo a motor” Esta última es una frase que hemos escuchado ya alguna vez a la Directora de la DGT. Sorprendentemente, es falsa. En el decreto en que se fijan las normas por las que se guían los agentes de tráfico para recoger datos de accidentes (BOE 24 de febrero de 1993) se puede leer que se recogerán datos en los que esté implicado “al menos un vehículo en movimiento” (no un “vehículo a motor” ¿O Dª María Seguí considera que “vehículo” y “vehículo a motor” son sinónimos).

Por otro lado, el anexo gráfico del artículo no da datos de ciclistas heridos graves (solo el total y los fallecidos). Si los diera, se vería que el número de ciclistas heridos graves se ha venido manteniendo constante a lo largo de los últimos años, a pesar de que el número total de ciclistas ha aumentado.

7.- Argumentos torticeros: “la evidencia en la utilidad del casco en la reducción de lesión craneoencefálica … es “incuestionable”, según avalan “más de 150 artículos científicos”.” Nadie discute la eficacia del casco para prevenir determinadas lesiones en determinadas circunstancias, ni está en contra del uso voluntario del casco. Lo que se discute es si los posibles beneficios de las leyes que obligan a usar el casco no se verán superados por sus inconvenientes al reducirse el uso de la bicicleta, con el consiguiente aumento de accidentes en otros modos (los que dejan la bicicleta es de suponer que se pasarán otros modos, algunos más peligrosos, como la motocicleta), así como de las tasas de obesidad y enfermedades coronarias. Esto es lo que afirman los estudios científicos sobre los efectos de las leyes de casco ciclista obligatorio.

8.- Contradicciones palmarias: la DGT no se ha atrevido todavía a dar el paso de imponer el uso del casco ciclista e intenta buscar un consenso” y, más adelante “La decisión se tomará una vez que concluya el debate sobre esta cuestión que se celebra en la subcomisión de Seguridad Vial del Congreso, a petición de la propia María Seguí”. Sin embargo, como el propio artículo informa, el Ministerio ya ha decidido imponer el casco obligatorio a los “menores” de 18 años, y dejar la decisión sobre los mayores a la DGT. En estas condiciones ¿Qué papel le queda a la citada subcomisión? ¿El de lavar la cara de una decisión ya tomada?

 

ConBici. Coordinadora nacional de la bicicleta.


La culpa es del peatón

OPINIÓN: LA CULPA ES DEL PEATÓN

No sé si habéis visto la última campaña de la DGT con monólogos “humorísticos” sobre diversos temas. Bien: hay uno dirigido a los peatones en el que el showman repite todo el tiempo “¡Que estáis atontaos!”. La idea básica del monólogo es que ante una circulación agresiva e incontrolable (“hay coches hasta en las aceras”) el peatón tiene la responsabilidad de no dejarse atropellar, y por ello debe renunciar a hablar por el móvil o sencillamente andar distraído. La culpa es del peatón, que va “atontao” por la calle como si pasear por la ciudad de forma despreocupada fuera un delito.

No voy a entrar en la polémica de si se puede basar en el humor y en el chiste una campaña de prevención de un problema que mata a 1500 personas al año en el Estado Español. Ese es otro debate. Mi indignación ahora es que esta campaña, como la de los feos grafittis horizontales del RACC que inundan nuestros pasos de cebra, atribuye al peatón la responsabilidad de un problema causado por el coche en un 99% de los casos: atropellar viandantes. Y antes de controlar la plaga del tráfico motorizado, prefieren limitar la capacidad del movimiento de la parte débil: el peatón que sufre el abuso del coche y no puede ser tratado como culpable de algo tan natural como ir a pie.

Recuerdo cuando las mujeres violadas tenían la culpa de ser violadas (“van provocando”), o cuando los perseguidos por las dictaduras latinoamericanas eran detenidos ilegalmente (“algo habrá hecho”). El recurso zafio y autoritario de culpar a la víctima es típico del autoritarismo. Y ahora le ha tocado a los peatones.

Pedro Malpica

 

Acontramano

Informe DGT sobre el uso de la bicicleta en España

Si bien el informe de la DGT resulta muy interesante para identificar la evolución de la bicicleta como opción de movilidad urbana, rural y metropolitana, sus datos han tenido poca influencia y difusión en la opinión pública, por ello, nos gustaría destacar algunos aspectos interesante que extraemos de dicho informe (puedes acceder al informe completo pinchando aquí)

En primer lugar, destacar que los andaluces somos los que usamos más frecuentemente la bicicleta, el 10,4% de los andaluces usamos la bici a diario o casi a diario:

 

 

Otros datos destacables de esta tabla es el bajísimo uso diario o casi diario de la bicicleta en Madrid y Galicia frente al uso más frecuente en Andalucía, Comunidad Valenciana, Castilla la Mancha y Castilla y Leon.

Los gallegos y canarios son los que registran un mayor porcentaje de población que no sabe montar en bicicleta y cabe destacar, que cerca del 50% de la población española no monta en bici nunca o casi nunca.

Las personas que usan cada día o varias veces a la semana la bicicleta cada vez son más:

 

 

Otros datos muy interesantes del informe (aunque es a nivel estatal y no detalla las diferencias por ciudades, con las grandes variaciones que existen) son:

 

– Más de el 50% de los ciclistas creen que los coches no son respetuosos con las bicicletas.

– Más del 90% de la población cree que hay que invertir en infraestructura ciclistas.

El 30% de los peatones cree que las bicicletas no les respetan.

– La alta velocidad de los coches es el principal problema para la seguridad de los ciclistas.

– El perfil del ciclista es hombre, con estudios superiores a la media, de una población pequeña que se desplaza por motivos de trabajo o estudio.

 

Más información:

Informe uso de la bicicleta en España DGT

Informe uso de la bicicleta en Sevilla 2010 (datos del 2009)